Archive for junio 3rd, 2011

3 junio, 2011

Las emociones a la hora de entender por qué el votante socialista votó a IU

La sociología emocional actúa en el campo de la política y mucho; lo que podríamos entender como las emociones básicas a la hora de decidir y seleccionar entre los candidatos para votar a unos o a otros.

Tras recogerse los resultados electorales es normal preguntarse por qué —por poner un ejemplo sencillo—, los 20.000 votantes que ha perdido el PSOE en Zaragoza han elegido en más parte a IU en vez de a CHA, pues ambas formaciones son ideológicamente parecidas y en cambio el trabajo duro y constante de oposición que plantea alternativas lo ha llevado CHA y no IU en cada uno de los barrios de Zaragoza.

La respuesta parece muy sencilla si la analizamos desde el campo de las emociones personales.

El votante socialista de hace 4 años, cansado y hastiado de la inoperancia (real o creíble por diversos motivos) decide cambiar de voto pasado

read more »

3 junio, 2011

¿Está seguro Belloch de que en el PSOE zaragozano lo desean? Ya; no.

Da la sensación no escrita pero si comentada entre fontanerías de primer nivel socialista, que el actual alcalde Belloch estorba en el PSOE post Zapatero o post reconstrucción en Aragón. Es como si al no tener compañías potentes dentro de los sanedrines del partido, se encontrara algo vendido para defender sus posturas, sus herramientas, sus ideas.

Hoy la misma IU ha dicho que ella no sabe bien si al final será Belloch el candidato socialista y que así es imposible llegar a acuerdos con el PSOE.

Si, lo primero que deben hacer los socialistas es aclararse ellos mismos y dar el paso al frente. Es tan sencillo como decir que si o que no. Que están todos con Belloch o que lo mejor es el silencio y esperar acontecimientos. Que no esperen los socialistas de Argón y en concreto los de Zaragoza que el tiempo logrará resolver los problemas propios, pues todos están por la labor de ser más inteligentes cada día.

Maldita oposición que ahora se siente fuerte para pensar por si misma. ¿Qué se habrán creído estos chicos de izquierdas?, pensará Belloch. O no.